domingo, 7 de agosto de 2016

Para ser quien tú eres








                                                                              A mis hijos Ángela y Juan María

Para ser quien tú eres,
en la inmensa sencillez que te hace
único e irremplazable,
hubo de nacer el universo de un sueño remoto
disparatado y desconocido.

Que los astros se precipitaran
por un caos omnipotente y luminoso
hasta alumbrar el espacio
y el tiempo que tú ocupas,
que la materia y la energía conjugaran
todos los verbos precisos hasta la palabra
que te define.

Para ser quienes sois
¿cuántas catástrofes sobre el manto
de esta tierra que ahora pisas?
¿cuántos valles fructificando
el germen de vuestras vidas?

Para ser vosotros aquí y ahora,
Ángela y Juan María,
un billón de corazones empujaron
la sangre que brota, regenerada,
por vuestras venas
y que dos seres tan sencillos y únicos como nosotros,
sólo dos aunque infinitos en la memoria,
emprendieran un futuro sin retorno.

Por ser la senda que os lleva
en esta historia inagotable,
un sinfín de batallas ganamos a la muerte,
cuando es ella, en su condena,
quien da nuevo paso a la vida.


Loja, 7 de agosto de 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada