sábado, 11 de marzo de 2017

Mi vida y yo






Nacer y caminar

            y caminar juntos

            siempre

            hasta el día

            que me dirás adiós.




Loja, 10 de marzo de 2017    

domingo, 7 de agosto de 2016

Para ser quien tú eres








                                                                              A mis hijos Ángela y Juan María

Para ser quien tú eres,
en la inmensa sencillez que te hace
único e irremplazable,
hubo de nacer el universo de un sueño remoto
disparatado y desconocido.

Que los astros se precipitaran
por un caos omnipotente y luminoso
hasta alumbrar el espacio
y el tiempo que tú ocupas,
que la materia y la energía conjugaran
todos los verbos precisos hasta la palabra
que te define.

Para ser quienes sois
¿cuántas catástrofes sobre el manto
de esta tierra que ahora pisas?
¿cuántos valles fructificando
el germen de vuestras vidas?

Para ser vosotros aquí y ahora,
Ángela y Juan María,
un billón de corazones empujaron
la sangre que brota, regenerada,
por vuestras venas
y que dos seres tan sencillos y únicos como nosotros,
sólo dos aunque infinitos en la memoria,
emprendieran un futuro sin retorno.

Por ser la senda que os lleva
en esta historia inagotable,
un sinfín de batallas ganamos a la muerte,
cuando es ella, en su condena,
quien da nuevo paso a la vida.


Loja, 7 de agosto de 2016

jueves, 2 de junio de 2016

No recuerdo de entonces























No recuerdo de entonces
más que lo que tú me contabas
-embelesado entre  tu abrazo luminoso-
algunos años después
en las feroces noches de invierno.

No sé, por tanto,
de aquel dolor necesario,
de tu llanto generoso,
de tanta y tanta alegría sobre tu vientre
al saciar de luz mis principiantes ojos.

Pero sé que florecía con tu desgarro
toda tu vida en la mía,
que deseaste tu muerte si fuese necesaria
por amamantar el futuro entre mis labios.

Pero ahora sí, amor mío,
listo estoy ahora para el nuevo alumbramiento, y
-entre mi abrazo luminoso-
te cuento la dicha de cuanto te tuve
y te tengo.

Y en mi desgarro infinito,
si fuera necesario,
me entregaría a las sombras por confirmar
el futuro que te has ganado,
entre mis besos.

Que nada vale más que la llama
que tu corazón encendió en el mío
para siempre
y que en este momento contigo comparto.



Loja, 1 de junio de 2016

jueves, 14 de abril de 2016

Hace ya




Hace ya,
paso demasiado tiempo junto a esta esquina llagada
que tanto temo,
y no puedo asirme –por más que lo intento-
a ninguno de los rostros que bosquejan mis dedos
sobre la pálida tez de las paredes.

Hace ya
que no persigo sortear la esquirla que directa
apunta hacia mi existencia,
que no trato, para continuar mi camino,
evitar la sinrazón que sacrifica
los arrestos de mi voluntad postrera.

Hace ya
que me siento mal –acaso sin dudas-
cuando todo me interroga y no balbuceo,
ni tan sólo,
un monosílabo de socorro o de tristeza,
ni apaleo la indolencia que me atenaza.

Y qué se yo, al cabo,
de esta demora sin defensa,
de esta parodia que se alarga tanto
como mi sombra contra el suelo,
si tan siquiera me duele
el frío que se me mete tan adentro.

Loja, 15 abril 2016