domingo, 13 de agosto de 2017

Manual para poetas divinos






Camisa negra bajo terno
opaco.
En su defecto palomita sobre cuello
polícromo y, a ser posible,
chaleco floral y rebeldemente
canalla (sin dicidencia
   ni dispensa).

La mirada lasciva, tanto
como la procacidad que distancia
su lengua del himen de los tímpanos antojados.

Un halo grandioso
abriéndose paso,
un saludo: un
       desprecio,
un afán indecible,
        un hueco.

No transcurre el tiempo que les retiene
más allá de su tiempo preclaro: ¡verso
es,
estrofa, mundo,
uno
inmenso: dios!,
naturalmente.


Loja, 13 de agosto de 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario